Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Las aves son seres verdaderamente fascinantes: tanto las que surcan en lo más alto del cielo, pasando por las se desplazan por el agua y finalizando con las capaces de correr a altas velocidades, estos animales son un ejemplo vivo de adaptación y de complejidad a nivel biológico.

Desde la antigüedad las aves fueron de los primeros organismos en desarrollar sus características tal como las conocemos. Lamentablemente muchas de las especies de aves más asombrosas y hasta temibles de la historia ya no hacen vida en este planeta, sin embargo aún quedan ejemplares excepcionales que con su gran tamaño y gracia deslumbran a sus observadores. 

En este top conoceremos las 8 aves más grandes del mundo: un conjunto de especímenes de gran magnitud y con peculiaridades físicas que las hacen verdaderas maravillas de la naturaleza.

¿Listo para iniciar el viaje? 

8. Cisne mudo

Esta ave acuática ha sido por años la inspiración detrás de cuentos y poemas gracias a su forma delicada y hermosa. Es autóctona de Europa pero tras ser transportada al nuevo continente con fines ornamentales se reprodujo de tal manera que hoy es una de las aves más comunes en los Estados Unidos, incluso al punto de ser considerada como plaga en algunas localidades. 

Pueden llegar a medir hasta 5 pies de alto y pesar entre 12 y 13 kg, sus alas son tan grandes que el sonido del aleteo puede escucharse a kilómetros de longitud, esto habla también de la fortaleza que tienen en sus extremidades superiores. Su alimentación es a base de vegetación marina, insectos y peces pequeños y su característico cuello con forma de S le ayuda a recolectar su comida bajo la superficie. 

Son aves bastante inteligentes y aunque comúnmente no son agresivas pueden llegar a atacar bajo algunas circunstancias, como por ejemplo si te acercas mucho a ellos durante la temporada de anidación. Suelen poner 5 huevos durante la temporada de apareamiento los cuales son ovalados, alargados y con un color verde pálido muy distintivo.

Observar el periodo de crianza de los cisnes mudos cuando están pequeños es una verdadera ternura ya que las crías suelen subir al lomo de sus padres mientras surcan el agua. Ambos padres se encargan por igual de las crías y permanecen juntos durante el primer invierno. 

Un dato curioso sobre el proceso de incubación de estas aves es que es el macho quien se sienta sobre los huevos para empollarlos mientras la hembra va en busca de alimento. Para nadar lo hace con las alas arqueadas hacia la espalda y con el cuello levemente inclinado hacia atrás, de allí su forma tan agraciada y paciente a la hora de permanecer en el agua.

7. Pelícano dálmata

Es muy común ir a la playa y toparse con una de estas grandes aves catapultándose a la velocidad de un torpedo sobre la superficie del mar. El pelícano dálmata es una variedad de pelícano distinta al pelícano blanco común y es conocido por ser una de las aves voladoras más pesadas del mundo ya que puede llegar a pesar 13 kg. 

Ya con sus 6 pies de estatura se ve imponente pero con su enorme y característico pico su apariencia llega a ser intimidante: tiene 18 pulgadas y está diseñado para contener una gran cantidad de peces, es por esta razón que puede llegar a comer hasta 2 kg por día de pescado, aunque su dieta puede variar un poco entre anguilas y otros animales pequeños.

Es una de las especies de pelícano más raras que existen: su plumaje es blanco pero llega a ser negro en los extremos, epecialmente en las alas y la bolsa debajo de su pico es de color rosado. También es muy rápido a pesar de su contextura, pudiendo alcanzar velocidades de 75 km/h ¡todo un velocista! 

Es un ave cooperativa, suelen estar en bandadas y se ayudan conduciendo bancos de peces hasta aguas poco profundas, este aspecto también habla de su desarrollada inteligencia. A pesar de la mala fama que tienen los pelícanos de ser temperamentales, realmente esta especie es muy sociable y a pesar de su tamaño no intentará atacar a un ser humano.

Su área de migración prácticamente cruza de Asia a Europa e incluso pueden llegar a hibernar en algunas zonas del norte de África, por lo que se consideran aves muy resistentes. Sus huevos son alargados, ovalados y de cáscara muy dura con un color blanco y algunas tonalidades oscuras. Usualmente suelen hacer sus nidos en marismas y otras superficies no elevadas. 

6. Cóndor andino

También llamado cóndor de los cerros, esta gigantesca ave habita en América del Sur y es miembro de la familia de los buitres. Pueden llegar a medir 10 pies o 1,2 metros y pesan hasta 15 kg, son aves que se alimentan de restos de animales muertos por lo que contribuyen directamente con el mantenimiento del ecosistema. 

Sus cabezas carecen de plumas ya que al ser miembros de la familia de los Cathartidae que se alimentan de carroña necesita mantenerla limpia para introducirla en los cuerpos en descomposición de modo que no se les quede atorada. En ocasiones suelen alimentarse también de huevos de nidos de otras aves, sin embargo este no es un comportamiento muy usual.

Anida entre los 1.000 a 5.000 msnm y alcanzan la madurez sexual a partir de los 5 años. Son aves muy longevas y pueden llegar a vivir hasta 75 años, no obstante también está catalogado como una especie vulnerable esto debido principalmente a la destrucción de su hábitat y a la caza por parte de ganaderos que los creen perjudicial para sus animales domésticos, cosa que en efecto no es cierta. 

Entre sus características físicas más dominantes está ese círculo de plumaje blanco que tiene alrededor del cuello, también tienen picos en forma de ganchos con bordes muy afilados e ideales para cortar carne y hasta triturar huesos  y crestas bastante grandes de color rojizo. Gracias a su denso plumaje el cóndor es capaz de soportar hasta las más gélidas temperaturas, esto ha sido de gran ayuda para su vida entre picos de más de 5.000 metros de altura. 

Pese a su enorme tamaño el cóndor andino es un animal completamente inofensivo y de ninguna manera se siente atraído por hacerle daño a los seres humanos, por tal motivo es importante concientizar sobre la preservación de esta especie

5. Avutarda Kori

En este punto del top estamos en presencia del ave voladora más grande del mundo y es que, a pesar de no ser tan corpulenta como el cóndor andino, la avutarda kori es una especie que puede llegar a medir hasta 1,5 metros pesando poco más de 4 kg. 

Esta especie de la familia Ardeotis es comúnmente vista en las sabanas del centro y sur de África. Sus características físicas son bien distintivas empezando primeramente por la coloración principal de su plumaje el cual consiste en tonos marrones y con grises claros, también hay que mencionar su alargado cuello el cual está cubierto por una capa de plumas sueltas y es visualmente más grueso de lo que realmente es.

 Con respecto a sus patas, son alargadas y de un tono amarillento, sus picos son alargados y aplanados y son aves de crestas cortas. En cuanto a sus características por género hay que mencionar que la avutarda kori presenta dimorfismo sexual únicamente en cuestiones de talla y peso, siendo las hembras un 20% más pequeñas que los machos y pensando unas 2 o 3 veces menos. 

En cuanto a su alimentación, esta especie es omnívora: se alimenta tanto de plantas como de animales y no suele esperar mucho o ser selectiva a la hora de escoger el alimento del día. Es oportunista por naturaleza así que podría robar el alimento de otro animal en un abrir y cerrar de ojos si este se descuida, pero usualmente permanecen hurgando el suelo buscando retoños e insectos con la ayuda de sus largos cuellos. 

Finalmente, hay que mencionar que es un ave de hábitos muy marcados: suele mantenerse activa durante las primeras horas del día y luego al caer la tarde. Sus etapas de reproducción están relacionadas directamente con los periodos lluviosos a tal punto que pueden abstenerse de reproducirse cuando hay sequías prolongadas. 

4. Ñandú mayor

Entramos en el terreno en donde las aves terrestres empiezan a tomar presencia, empezando con este enorme ejemplar no volador nativo de América del Sur. El ñandú tiene una longitud de entre 4.1 y 4.5 pies y pueden llegar a pesar hasta 27 kg, siendo así también una de las especies con mayor peso corporal. 

Irónicamente sus grandes alas no sirven para volar pero les ayudan a mantener el equilibrio mientras corren a grandes velocidades. Sus patas terminan con dedos alargados y sin plumas y están especialmente diseñadas para correr, su cabeza es pequeña con un bajo plumaje que no cubre la zona de los ojos y el cuello es bastante alargado, tal como el resto de la familia de los Rheidae.

Tiene hábitos reproductivos bastante singulares: son animales polígamos, por lo que cada macho puede cortejar entre 2 y 12 hembras ¡vaya galán! Es el macho también el encargado de realizar el nido y de empollar los huevos mientras que la hembra sale en busca de alimento. Cabe destacar que puede volverse extremadamente agresivo durante el periodo de incubación por lo que de toparse con uno lo mejor es guardar la distancia. 

En cuanto a su alimentación, el ñandú es omnívoro: se alimenta de frutos que puede alcanzar, así como de semillas y retoños del suelo, no obstante también puede aprovecharse de su tamaño y devorar mamíferos pequeños y pichones de otras aves. Prefiere rondar por zonas despejadas en donde pueda correr con facilidad si se siente amenazado. 

Sobre su relación con el ser humano, es preciso mencionar que el ñandú ha sido uno de los animales más cazados por las primeras civilizaciones de América del Sur: los gauchos por ejemplo lo tienen como uno de los platillos más aclamados de su gastronomía mientras que el cogote es usado para la confección de diversos artículos como carteras.  

3. Emú

Esta enorme ave es originaria de Oceanía, especialmente de Australia y llega a medir unos 6 pies o 2 metros de altura con un enorme peso de 60 kg. Habitan en bosques y sabanas evitando áreas densamente pobladas. 

Por otro lado, los emúes tienen un plumaje denso con una coloración grisácea muy distintiva, sus cuellos son largos, sus picos aplanados y sus patas de gran longitud para correr a gran velocidad. Cuando son pichones presentan un rayado blanco a lo largo de todo el cuerpo que se pierde generalmente a los 3 meses de nacidos.

Con respecto a sus hábitos alimenticios, estas aves también son omnívoras por lo que se alimentan de vegetación, frutas, semillas, lagartijas y otros animales pequeños. Una de las curiosidades más extravagantes de la alimentación del emú es que suele comer guijarros para asar la comida que engulleron anteriormente

Son animales con mucha fuerza en sus extremidades inferiores, pudiendo alcanzar velocidades de hasta 50 km/h en campo abierto. En cuanto a sus hábitos reproductivos, los emúes suelen aparearse durante los meses más fríos y permanecen juntos por un periodo aproximado de 5 meses

Los emúes pueden tener nidadas de 8 a 10 huevos, siendo estos alargados y con tonalidades verdosas. La incubación se lleva a cabo por un periodo de 56 días en el que el macho se encarga de sentarse sobre el nido mientras la hembra busca alimento. Los polluelos nacen con un gran sentido de independencia e incluso pueden dejar el nido a los pocos días después de nacer. 

Alcanzan la madurez sexual a los 12 o 14 meses, esto tiene relación con el periodo de vida de los emúes el cual es de 10 a 12 años, un lapso relativamente corto si lo comparamos con la esperanza de vida de otras aves similares. 

2. Casuario del sur

Esta intimidante especie es originaria de las selvas húmedas del sudeste asiático y Australia. A los casuarios del sur no se le conocen subespecies, son aves terrestres oscuras que pueden llegar a medir 5.1 pies o 1,8 metros y pesar hasta 80 kg. Son muy conocidos por tener un temperamento completamente volátil

Estas aves juegan un papel demasiado importante dentro del ecosistema en el que habitan, esto debido a que tienen un sistema digestivo muy delicado y cuando ingieren frutas y bayas que encuentran en su camino, la semilla no se deteriora en su interior y es defecada prácticamente intacta. En consecuencia, el casuario transporta semillas de todo tipo hasta por más de 800 metros, siendo así un agente fundamental en la diseminación de muchas especies vegetales

Son animales omnívoros: se alimentan de bayas principalmente pero también recogen con su pico pequeñas frutas del suelo. Ocasionalmente comen pequeños vertebrados y algunas plantas y hongos que resultan tóxicas para otros animales, otro motivo de su gran importancia como vínculo con otras especies. 

Como se mencionó anteriormente, no es recomendable provocar a un casuario del sur: sus alargadas patas poseen un conjunto de garras muy afiladas capaces de matar animales más grandes e incluso personas. Un terrible caso relacionado con esta característica fue el de un casuario mantenido como mascota en Estados Unidos que mató a su dueño cuando éste tropezó y cayó al suelo en el año 2019. 

Finalmente, hay que mencionar que su reproducción se da generalmente en los meses fríos del año. Los machos emiten un chillido muy fuerte para atraer a las hembras con las que se aparean esporádicamente. Los nidos de estas aves están compuestas de capas de hojas de unos 5 a 10 cm de grueso y sus huevos son alargados. Puede poner unos 3 o 4.

1. Avestruz

Finalmente, la corona del ave más grande del mundo se posa sobre la pequeña cabeza del avestruz: un ejemplar adulto puede llegar a pesar hasta 150 kg y ostentar una altura de 6 pies. Son nativas de África y también son las aves de cualquier tipo más rápidas del planeta, alcanzando impresionantes velocidades de 70 km/h con sus poderosas patas. 

A diferencia de sus antecesores, el avestruz es un ave terrestre que se lleva muy bien en sociedad: suelen permanecer en grupos de 10 a 50 miembros y viven cooperando entre sí. Entre sus características físicas más distintivas están su cuello alargado, su plumaje oscuro, muy denso y su pico aplanado y resistente. 

Son animales muy resistentes: habituados a vivir en las condiciones inclementes de los parajes africanos, las avestruces se han adaptado perfectamente a los ecosistemas más duros. Se alimentan principalmente de insectos, hierbas, arbustos, flores y pequeñas semillas y pueden vivir sin tomar una sola gota de agua hasta por varios días. Al igual que el emú, las avestruces tienen el hábito de ingerir guijarros para asar los alimentos en su interior, pudiendo contener hasta 1,3 kg. 

Los huevos de avestruz son los más grandes del reino de las aves, pueden llegar a medir hasta 35 cm de largo y presentan un color blanco o amarillento. El nido es construido por el macho quien cava en la tierra para construirlo y se encarga de incubarlos. Un hábito muy curioso entre los machos es que durante las noches suelen intercambiar sus posiciones de incubación, aunque lamentablemente algunos machos despistados suelen olvidar donde está su nido y terminan perjudicando fatalmente a los polluelos. 

Son de las aves más populares en todo el mundo y se exhiben en parques y zoológicos de todos los países.