Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Famosas principalmente por su participación en la industria cinematográfica, las anacondas son serpientes que han despertado el interés y la admiración de muchos a lo largo de los años. Esta subespecie pertenece a la familia de las Boidae y es propia de los parajes húmedos en las selvas de América del Sur, en donde ha habitado desde hace miles de años.

A pesar que a primera vista pueden parecer tenebrosas, las anacondas son animales verdaderamente fascinantes: tienen cualidades fisionómicas asombrosas y contribuyen con mantener el debido equilibrio de especies en las selvas amazónicas. Sus sentidos son muy sensibles y son maestras en el arte del camuflaje y la sigilosidad. 

¿Sabías que las anacondas también se clasifican en tipos? Aunque todas son endémicas del sur de América y comparten los mismos hábitos, existen características distintivas que hacen que las anacondas puedan separarse y diferenciarse unas de otras. A continuación, te mostraremos un listado con las 8 anacondas más grandes del mundo en el que también figuran otras especies miembros de la misma familia.  

8. Mazacuata

La boa constrictor imperator, llamada mazacuata en México, técnicamente no es una anaconda, sin embargo forma parte la misma familia Boidae y por eso su inclusión en este top. La mazacuata es una serpiente de hábitos nocturnos con un promedio de entre 1,3 y 2,5 metros de longitud y llegan a pesar hasta 6 kg en condiciones de vida naturales, e incluso un poco más en cautiverio. 

Presentan una coloración con tonos marrones y manchas oscuras y se diferencian de otros miembros de su familia en la forma de sus escamas dorsales y ventrales. Cuando los ejemplares son más jóvenes suelen ser más arbóreos, esta tendencia va cambiando con la edad debido principalmente a un aumento considerable de peso. 

Se alimentan de aves, pequeños mamíferos, lagartijas y otros anfibios que atacan por medio de una sigilosa emboscada. Suelen engullir por la cabeza a sus presas luego de detectar que han muerto y pueden pasar un tiempo considerable en el proceso de digestión. Entre machos y hembras las diferencias suelen ser notables, ya que estas últimas son mucho más grandes que los machos.

La etapa de reproducción de las mazacuatas suele darse durante los meses secos del año, sin embargo esto puede variar dependiendo de la región en la que se asienten y otros aspectos como la condición de las hembras ya que únicamente alcanzan la madurez sexual cuando se encuentran bajo un buen estado físico

Es una especie que se distribuye por las costas de México y otros países de Centro América, sin embargo también pueden encontrarse en otras regiones como en los Andes Occidentales de Ecuador, Perú y Colombia. Puede vivir hasta los 1000 msnm ya que es una serpiente que prefiere climas húmedos y calientes, pero también se le puede ver en bosques, pastizales y hasta cerca de asentamientos humanos. 

7. Anaconda de manchas oscuras

Propia del norte de América del Sur, la Eunectes Deschauenseei o mejor conocida como anaconda de manchas oscuras es una de las anacondas más raras que existen. Anteriormente se pensaba que eran endémicas de la isla brasileña de Marajó, en el delta del Amazonas pero también se han encontrado ejemplares en zonas de la Guyana Francesa y no se descarta su presencia en otras regiones adyacentes

Son de temperamento tranquilo, en esto se diferencian de otros tipos de anaconda que suelen ser muy irritables. En cuanto a las características físicas hay que resaltar que muestran un porte imponente con la cabeza ligeramente más grande que el resto de su cuerpo, su piel es de color marrón, amarillenta o grisácea con las características manchas negras que le dan origen a su nombre

Pueden llegar a medir hasta 3 metros y pesar entre 15 a 20 kg, se alimentan principalmente de aves y animales marinos, pero los ejemplares más grandes pueden llegar incluso a cazar grandes roedores y venados. Sus hábitos reproductivos son muy precisos: copulan durante las estaciones secas (principalmente entre junio y agosto) y tienen camadas de hasta 26 crías nacidas vivas, las cuales miden entre 32 y 56 pulgadas de largo. 

El primer ejemplar de la anaconda de manchas oscuras que se registró fue capturado en 1924 en la mencionada isla de Marajó, seguidamente fue donado al Zoológico de Filadelfia en Estados Unidos en donde se le practicaron una gran cantidad de estudios científicos para comprender sus hábitos de vida. 

Muchos expertos en la comunidad científica consideran que no es una especie en peligro y que cuentan con una gran distribución geográfica en estos momentos. No obstante la destrucción progresiva de su hábitat debido a la actividad humana ha mermado considerablemente el número de estas anacondas hasta el punto de estar catalogada como vulnerable, además que muchos nativos suelen matarlas para resguardar a sus animales domésticos o para aprovechar su carne. 

6. Constrictor longicauda

La longicauda es una subespecie de boa que también tiene notables semejanzas con las anacondas al ser miembro de la familia boidae. Es endémica de la región selvática de Tumbes, en el norte de Perú y es uno de los ofidios más grandes en Sudamérica.

Es una serpiente de cuerpo pesado y macizo, con músculos abdominales bastante fuertes y una gran habilidad para cazar por medio del acecho. Suele trepar árboles para buscar refugio, pero esto sucede sobre todo durante los años juveniles de cada espécimen puesto que con la madurez suelen ganar una notable cantidad de peso. 

Son grandes nadadoras aunque prefieren mantenerse alejadas del agua y no suelen cazar en sus proximidades, en tierra pueden alimentarse de mamíferos medianos, otros reptiles tan grandes como lagartos y roedores. Cazan al caer el sol pero mantienen un mayor nivel de actividad durante la noche, esto les favorece ya que se camuflajean con mayor facilidad. 

El dimorfismo sexual es muy parecido a otras subespecies ya que la hembra es mucho más grande y maciza que el macho. Luego del periodo de apareamiento tienen un periodo de gestación de unos 5 meses, luego de los cuandos dan a luz camadas de hasta 42 crías vivas y bien formadas. 

Otra de sus costumbres características es que suelen tomar baños de sol para regular su temperatura. En vida salvaje tienen una esperanza de vida de unos 20 años, pero en cautiverio esta aumenta considerablemente al punto de elevarse a unos 30, incluso 40 años por lo que es catalogada una de las especies más longevas conocidas

Su coloración es marrón o amarillenta con patrones negros en formas de manchas de diferentes formas, sus cabeza por lo general tienen franjas oscuras que van desapareciendo conforme se acercan a la boca. En muchos poblados circundantes se han corrido rumores de ataques de estas serpientes a humanos, sin embargo nunca ha existido un caso debidamente documentado

5. Boa de amaral

Se trata de otra subespecie de la bio constrictor, que si bien no es propiamente una anaconda al ser miembro de la familia Boidae está directamente emparentada con ellas. Es de tamaño mediano llegando a medir hasta 3 metros, su contextura es robusta y musculosa por lo que son bastante pesadas en comparación con su longitud.  

Es una de las serpientes con mayor distribución del continente americano pudiendo habitar desde México hasta el norte de Argentina, en Brasil puede encontrarse en las zonas cálidas del sur. Mayormente se les halla en las selvas lluviosas, pero también les gustan los ambientes cálidos como los de los bosques secundarios y los campos. 

Su alimentación es muy variada: principalmente se compone de pequeños roedores y marsupiales, pero puede alimentarse también de lagartos, aves y hasta primates. Caza con mucho sigilo y cuando la presa se descuida, esta serpiente se abalanza con gran velocidad para enroscarse y matarla por constricción. 

Sus hábitos son crepusculares o nocturnos, aunque también pueden tener actividad durante el día. Una de sus cualidades características se trata un fuerte chillido que emiten al sentirse amenazadas mientras abren la boca de par en par y dan saltos, sin embargo no suelen ser agresivas ni irritables

A pesar de ser excelentes nadadoras no habitan en el agua, el periodo de gestación es de 5 meses aproximadamente, luego de los cuales pueden tener camadas de hasta 56 crías que nacen vivas en una bolsa protectora que la madre ayuda a retirar. El dimorfismo sexual en esta especial es muy notable debido a que las hembras son considerablemente más grandes que los machos y con una fisionomía más musculosa. 

Se pueden identificar fácilmente gracias a la franja longitudinal de color negro en su cabeza, la cual se va difuminando a medida que se acerca al hocico. El cuerpo, por su parte, presenta algunos patrones que varían en formas y tonalidades.

4. Anaconda amarilla

Frecuente en el centro y sur de Sudamérica, la anaconda amarilla es una imponente serpiente que destaca por el patrón de manchas en su piel amarillenta y por la fuerza física que presume. Estos ejemplares pueden llegar a medir hasta 4 metros y a pesar hasta la impresionante cantidad de 40 kg

Como todas las anacondas, las amarillas poseen fosas ultra sensibles situadas cerca de sus bocas que les permiten medir el calor corporal de sus presas, haciéndolas más fáciles de ubicar.  Se alimentan de animales relativamente grandes como pecaríes, venados, grandes rodaderos, reptiles y ciertos animales acuáticos. 

Son conocidas como curiyú por las poblaciones autóctonas. A pesar que son inofensivas para los seres humanos suelen ser cazadas ya que son una abundante fuente de alimento, los nativos las comen fritas o asadas luego de quitarles la piel y las vísceras ya que estas pueden ser el albergue de parásitos. No obstante también son apreciadas como grandes controladores de plagas, por lo que su caza no es excesiva. 

Es una especie muy solitaria y solo suelen juntarse durante el periodo de apareamiento. Las anacondas amarillas se aparean por medio de una bola compuesta de varios machos y una hembra en donde consigue copular el de mayor tamaño o fortaleza física. Son ovovíparas, esto quiere decir que las hembras incuban los huevos en su interior por un periodo de 6 meses, luego de los cuales dan a luz una camada de hasta 42 crías vivas y completamente desarrolladas

Estas anacondas poseen una piel bastante resistente, cubierta por escamas de gran tamaño. Sus músculos abdominales tienen la capacidad de contraerse con gran fuerza lo que les ayuda a asfixiar a sus presas en menor cantidad de tiempo, son excelentes nadadoras e incluso tienen la capacidad de cazar estando sumergidas en el agua. 

3. Anaconda boliviana

Se trata de una especie que puede llegar a medir, nada más y nada menos que hasta 5 metros y pesar un poco menos de 80 kg, lo que habla detalladamente del portento físico que tienen estas asombrosas anacondas. Son de color verde olivo con las características manchas negras, aunque no son tan gruesas como otras subespecies. 

Es una de las anacondas más recientes en descubrirse, puntualmente sucedió a principios de siglo, en el año 2002 por Lurtz Dickzen. Luego de este descubrimiento se encontraron más ejemplares lo que fue de utilidad para realizar los estudios pertinentes y así darle su debida clasificación. 

Como su nombre lo indica su hábitat se centra en los ecosistemas semiacuáticos al noreste de Bolivia, como cualquier anaconda es amante de los climas húmedos ya que le ayudan a regular efectivamente su temperatura. Hasta ahora se supone que inicia su ciclo de reproducción durante los meses lluviosos en Bolivia, pero realmente sus hábitos reproductivos todavía están bajo investigación.

Su dieta es variada y se compone de animales de diferentes tipos como roedores, cerdos salvajes, mamíferos de mediano tamaño y peces.  Al asir a sus presas, la anaconda boliviana puede sentir los latidos del corazón de modo que va graduando su fuerza hasta que se asegura que el animal esté muerto, luego se dispone a engullir con sus gigantescas mandíbulas empezando por la cabeza

Está catalogada como una especie de preocupación menor, esto debido a que suelen asentarse en zonas rurales de poco acceso por parte de la actividad humana. Este aspecto ha contribuido a que se conserven sin inconvenientes y sin representar un peligro verdadero para las personas. En Bolivia se ha propuesto la creación de la reserva natural Lagunas de Rogaguado precisamente para preservar los humedales que sirven de refugio para estas serpientes. 

2. Anaconda verde

Estamos ante la presencia de la anaconda no extinta más grande del mundo. La anaconda verde es un enorme espécimen que puede llegar a medir hasta 10 metros y pesar hasta 85 kg, es un ejemplar de increíble fuerza y con una apariencia tenebrosa, capaz de inspirarle pesadillas hasta al más valiente. 

Habita en los ríos del trópico sudamericano y se reconoce fácilmente por su inmenso tamaño y por su característico tipo de piel verdosa con manchas negras. El vientre de estas serpientes es más claro que el resto de su cuerpo y pueden tener algunos patrones amarillentos, por su parte el hocico está protegido por una serie de escamas muy gruesas y resistentes. 

Son cazadoras muy hábiles y pueden atacar con muchísima sigilosidad. Entre sus presas favoritas están los capibaras, ciervos, coatíes, murciélagos y monos, para comerlos se enroscan alrededor de sus cuerpos con gran fuerza hasta asfixiarlos, seguidamente desencajan sus mandíbulas de modo que tengan la amplitud necesaria para tragarlos enteros comenzando desde la cabeza. 

Aparentemente no consideran a los humanos como presas, aunque se han registrado algunos ataques a lo largo de la historia. Están en el pináculo de la cadena alimenticia aunque dependiendo de la zona suelen rivalizar con otros animales. Por ejemplo, en los llanos venezolanos compiten con los caimanes para cazar capibaras, más adentro del Amazonas solo pueden ser amenazadas por los jaguares aunque en ocasiones las anacondas terminan matándolos. También puede darse el caso de que practiquen el canibalismo. 

La temporada de apareamiento de estas serpientes es entre los meses de abril y mayo. Es la hembra quien atrae a los machos mediante una señal olfativa, luego estos se enroscan en batalla hasta por 15 días para determinar cuál de ellos terminará apareándose con la hembra. 

No son consideradas como una buena fuente alimenticia y las mayores amenazas para su subsistencia son la destrucción de su hábitat debido a la actividad humana y la caza indiscriminada debido al temor de los pobladores cercanos.

1. Titanoboa

Se trata de un ancestro directo de las anacondas y a pesar de estar extinta no podía dejar de ocupar el primer lugar en este top debido a sus dimensiones colosales. Vivió en Sudamérica durante el Paleoceno y está comprobado que llegó a medir más de 15 metros y pesar hasta 1135 kg ¡impresionante! 

Sobre su alimentación se sugiere que solía devorar tortugas gigantes, y sobre su hábitat se estima que vivió en lo que hoy es Colombia, en la zona de Cartagena en donde la temperatura probablemente oscilaba entre los 30 y 34 grados celsius. No obstante, otros expertos estiman que debido a la inmensa temperatura corporal que tenía, probablemente el clima era ligeramente menos cálido. 

Cabe destacar que es uno de los vertebrados más antiguos cuyos fósiles permanecieron intactos, razón por la que el estudio de su fisionomía se facilitó considerablemente. El descubrimiento de esta especie sentó las bases para una mayor comprensión de los hábitos de las serpientes actuales, especialmente las anacondas. 

Sin dudas, esta fue una de las especies más asombrosas que han poblado la tierra desde los tiempos antiguos. Dadas sus enormes medidas se puede considerar un verdadero alivio el que ya no habite entre nosotros actualmente.