Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

El trabajo en equipo es el eje fundamental de la producción de las empresas, algo que también afecta en otros ámbitos como los deportes o los estudios. Los seres humanos prosperamos gracias a la colaboración, aprovechando nuestras fortalezas y supliendo nuestras debilidades gracias a las cualidades de otros individuos.

La clave del éxito es crear equipos equilibrados en los que todos los roles importantes se cumplan. Es algo ampliamente estudiado que es objeto de investigaciones y prestigiosas teorías. Una de las más conocidas es la del Dr. Meredith Belbin, que se fija en los atributos del comportamiento humano para crear el grupo de trabajo perfecto.

Entonces, ¿qué roles son cruciales para el trabajo en equipo?, ¿qué perfiles debe tener un grupo para alcanzar el éxito? Te mostramos cuáles son, a continuación.

¿Para qué sirven los roles de trabajo en equipo?

Los roles de un equipo son los diferentes perfiles que lo componen y el papel que tiene cada uno de ellos en el conjunto. Saber diferenciarlos y combinarlos correctamente es clave para hacer grupos que estén equilibrados, que sean eficientes y que se puedan ayudar mutuamente ante diversos obstáculos.

Es posible detectar los roles de un equipo de trabajo o potenciar los atributos de determinados perfiles con técnicas de team building que, actualmente, están muy depuradas. En sitios especializados como viviendodelcuento.net crean experiencias para empresas que desean formar, potenciar o fortalecer a sus equipos de trabajo. Esto nos muestra la importancia que tienen los grupos escogidos para realizar una tarea y los perfiles que se combinan en ellos.

Estos son los roles indispensables para el trabajo en equipo

¿Cuáles son los roles de un equipo de trabajo para que este tenga un buen equilibrio? La clave está en contar con una mezcla de perfiles que propongan diferentes habilidades y líneas de pensamiento, compensándose mutuamente. Unos deben ser más dados a la acción, mientras que otros pondrán el punto de reflexión, pensamiento crítico, creatividad o lógica. A continuación, te mostramos los perfiles cruciales para un equipo de trabajo completo, eficiente y con grandes posibilidades de prosperar.

Implementador

Los implementadores tienen una mente práctica, de gran utilidad en los equipos de trabajo para que estos no se vayan por las ramas y puedan ejecutar las acciones cuando corresponde. Son muy buenos comprendiendo la información, recogiendo las ideas y entendiendo las jerarquías en los procesos para ponerse manos a la obra e implementarlos.

Impulsor

El impulsor es el perfil capaz de mantener un buen índice de motivación y, además, motivar al resto de los integrantes. Suelen tener un carácter de líderes naturales, por lo que el resto confiará en su criterio de una forma bastante natural. Se trata de las personas que van a mantener la calma con la llegada de una crisis o de un obstáculo, y que van a encontrar rápidamente soluciones para superarlo.

Especialista

Nos adentramos en uno de los roles mentales por excelencia. El especialista conoce muy bien su disciplina, tiene una dilatada experiencia en su campo y resulta una fuente de conocimiento para los demás: se acude a él cuando hay dudas sobre “lo suyo”. Lo cierto es que suelen trabajar mejor de manera individual, pero aportan un gran valor a los grupos y siempre es bueno introducirlos en ellos, aunque solo sea en calidad de asesores.

Finalizador

Cuando hay que realizar un trabajo o crear un producto será el impulsor el que comience la acción, el implementador el que la lleve a cabo y el finalizador el que tenga la última palabra. El resultado pasa por sus manos y él repara, depura, arregla y lo eleva hasta la calidad final deseada. Es un perfil que se encuentra en un término medio entre las acciones y la minuciosidad, pues ha de ser bastante detallista.

Cerebro

Los cerebros van a aportar la creatividad necesaria para inventar, desarrollar, solucionar o crear. Tienen cierta facilidad para unir los conceptos existentes para dar lugar a otros nuevos, pues a ellos debemos el proceso. Por este motivo suelen ser diseñadores, artistas, responsables de innovación y demás.

Evaluador

Entre todos estos perfiles es imprescindible contar con alguien que lidere el pensamiento racional. Los roles anteriores se van a dejar llevar por sus impulsos, por su sensibilidad o por el afán de alcanzar determinada productividad o hito. Sin embargo, este integrante del grupo se va a abstraer de todas las emociones para regalarnos un pensamiento totalmente objetivo y aséptico. Lo ideal es que por ellos pasen las ideas e iniciativas antes de que se lleven a cabo.

Coordinador

En este punto hemos sumado varios roles al grupo, por lo que se hace esencial que algunas personas se encarguen de gestionar todo ese potencial humano. El coordinador suele tener buenas habilidades para comunicarse con tipos de personas muy diferentes y también sabe motivar cuando es necesario. Gracias a estas cualidades puede ocupar puestos más enfocados a la dirección y asegurarse de que todos los integrantes comprenden su misión, se relacionan correctamente y se centran en sus trabajos.

Cohesionador

También vamos a necesitar un cohesionador para que este grupo funcione tan bien como se pretende. Más que un buen comunicador, este perfil se muestra extrovertido y dicharachero. Con sus habilidades sociales tienen la cualidad de poder adaptarse mejor a los cambios o las nuevas necesidades que otros integrantes y, a su vez, son capaces de arrastrar al resto del equipo con ellos para hacerlo más flexible. Lo más adecuado es que también coordinen personas, pero dentro de los grupos de trabajo o los diferentes departamentos.

Investigador de recursos

Todo buen equipo necesita de un explorador nato que traiga nuevos recursos y que ayude a proponer soluciones eficientes. El investigador disfruta fuera de su zona de confort y se mantiene al día de todas las novedades del sector, o fuera del sector. Suelen ser buenos conversadores y amables en el trato, por lo que van a ser capaces de cerrar nuevos negocios o hacer migas con clientes potenciales. Ya que tienen estas cualidades tan valiosas, lo más provechoso es que ocupen un puesto en los departamentos de ventas, de comerciales o de negocio.