Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Puedes escoger el colchón que mejor se ajuste a tus necesidades, pero al mismo tiempo debes considerar el tipo de base que será más compatible con ese colchón. Es decir, es importante pensar de inmediato en qué estructura proporcionará un buen soporte al colchón que prefieres.

En la actualidad, hay una amplia variedad de somieres entre los cuales puedes elegir, y encontrar la opción perfecta para tu colchón puede ser un proceso complicado. No obstante, al revisar detenidamente esta guía, aquellos que estén buscando una base para su colchón podrán obtener consejos valiosos que facilitarán la toma de decisiones.

¿Qué es un somier?

La base de una cama es el término que usamos para referirnos al soporte sobre el cual se coloca el colchón. Desde las primeras estructuras de cama diseñadas para el descanso, siempre ha existido la necesidad de contar con un soporte específico para el colchón, con el propósito de mejorar la comodidad durante el sueño.

A principios del siglo XIX, con la introducción del colchón, los somieres primitivos estaban diseñados principalmente para sostener almohadas extremadamente grandes y gruesas, como cojines rellenos de hierba, paja u otros materiales que proporcionaran un descanso cómodo al cuerpo.

En la actualidad, los avances en el proceso y la tecnología de fabricación de colchones han mejorado significativamente. Como resultado, se fabrican somieres no solo para soportar el colchón, sino también para trabajar en conjunto con él. Esta colaboración entre el somier y el colchón se conoce como ‘sistema de cama’, y se busca que sea lo más óptima posible para garantizar un descanso altamente confortable cuando te encuentras en la cama.

¿Con qué materiales se fabrican los somieres?

Cuando hablamos de somieres podemos ver que los materiales clave son la madera y el metal. Estos elementos pueden emplearse de manera independiente para crear toda la estructura o combinarse para formar una estructura híbrida que incorpora ambos materiales.

La elección del material no impacta la calidad del somier, ya que las soluciones exclusivamente de metal, solo de madera o híbridas (metal con madera) ofrecen un rendimiento similar.

En cuanto a la madera, es ampliamente utilizada en la producción de somieres y camas modernas. La madera maciza se emplea con frecuencia para construir soportes, cabeceros y la estructura general del somier. No obstante, la madera prensada, con acabados que imitan las vetas de la madera auténtica, se utiliza más comúnmente. Esto proporciona una alternativa más asequible tanto para los fabricantes como para los clientes que buscan adquirir somieres y camas.

En lo que respecta al metal, se utiliza en la estructura de las redes tanto para construir toda la estructura portante como para servir de base para otros materiales como la madera. El hierro es un material frecuentemente empleado en la construcción de estructuras, ya que, a pesar de su costo accesible, cumple eficientemente su función al crear una malla metálica resistente.

¿Qué tipos de somieres existen?

Como hemos podido ver anteriormente, los somieres han evolucionado mucho, sobre todo en los últimos años. Gracias a esa evolución actualmente podemos encontrarnos diferentes tipos entre los que elegir.

A la hora de comprar un somier siempre tenemos que tener en cuenta la calidad, los materiales y el tipo de somier qué es. Personalmente te recomiendo visitar el catálogo de somieres de https://www.colchonclub.es/16-somieres donde podrás encontrar una amplia variedad de opciones entre las que elegir. Dependiendo de las necesidades que tengas, deberás elegir entre un modelo u otro. Eso sí, no te olvides de tener en cuenta las medidas de tu cama para que el mismo pueda encajar sin problemas. Las medidas son realmente importantes si queremos que el somier pueda encajar con el colchón y en consecuencia con la cama. Lo comento porque algunas personas se centran en los materiales y diseño y no en las medidas y luego tienen que cambiarlo por uno que se adapte a la cama que tienen.

1- Somier de láminas

El somier de láminas consta de un marco perimetral, generalmente de acero (aunque también puede ser de madera), al cual se conectan múltiples listones de madera. Estos listones son básicamente tiras rectangulares de madera que pueden variar en grosor y ancho según la disposición de la red.

Por lo general, las láminas se colocan de manera horizontal, aunque existen versiones en las que se instalan en posición vertical. En términos generales, una base con listones más anchos y menos numerosos tiende a ser más rígida, proporcionando un soporte firme al colchón. En cambio, si las láminas son más estrechas y están dispuestas más cerca entre sí, la base ofrecerá un soporte más suave al colchón. Es importante destacar que este tipo de estructuras permite una mayor ventilación del colchón y puede influir en la comodidad y durabilidad del conjunto.

2- Somier eléctrico

El somier eléctrico motorizado representa una avanzada versión del tradicional somier de láminas. Su principal característica radica en la posibilidad de ajustar la altura de la base y, por ende, del colchón, permitiendo elevar o bajar diferentes secciones según las preferencias del usuario.

Este tipo de somier resulta particularmente beneficioso para aquellas personas que buscan elevar la parte superior de la cama para mejorar la respiración o levantar las piernas para disfrutar de un descanso más placentero y aliviar la hinchazón en los tobillos.

La peculiaridad de los somieres motorizados radica en la capacidad de controlar su movimiento mediante un práctico mando a distancia. Esto posibilita ajustar la posición de las láminas incluso estando sobre el colchón, permitiendo encontrar la postura más confortable y adecuada a las necesidades individuales. Además, esta innovadora funcionalidad brinda una mayor comodidad y versatilidad en el uso diario del somier.

3- Somier metálico o de muelles

La estructura principal de la cama está compuesta por una base metálica con un borde perimetral también metálico, al cual se conecta la auténtica “malla” de acero o hierro. Esta malla forma la superficie real donde se ubicará el colchón.

En el interior, puede haber dos o más refuerzos en la estructura metálica, a los cuales se sujeta la malla de acero mediante muelles. La rigidez de la malla depende de su densidad y la cantidad de resortes instalados debajo de ella.

Este tipo de estructura es una forma tradicional de somier que solía ser muy común en el pasado. Sin embargo, en la actualidad, los somieres más populares son los de láminas, ya que los somieres de muelles tienden a perder su rigidez más rápidamente en comparación con los de láminas.

Aunque los somieres de muelles tienen una vida útil más corta, los de láminas son más duraderos, aunque también suelen ser más costosos.

¿La altura de la cama es importante?

La altura de la cama desempeña un papel crucial. Es esencial asegurarse de que la cama tenga la distancia adecuada desde el suelo para permitir una fácil limpieza debajo del somier y facilitar el levantamiento adecuado después de su uso.

La altura óptima de la cama generalmente varía entre 35 y 45 centímetros. Sin embargo, la altura total de la cama también está influenciada por la altura del colchón, que normalmente oscila entre 20 y 30 centímetros. En términos generales, considerando la base y el colchón, se recomienda que la altura de la estructura de la cama esté entre 60 y 70 centímetros.

Mantener esta distancia adecuada no solo contribuye a una limpieza más eficiente y un levantamiento más fácil de la cama, sino que también ayuda a alejarse del polvo presente en el suelo, reduciendo al mínimo las posibles alergias asociadas.